Translate

dimecres, 7 d’abril de 2010

KIT MACCARI PARA HW80

Desmontar una carabina Weihrauch HW80 es tan fácil como separar la culata mediante los tres tornillos clásicos y desenroscar la parte trasera de la cámara de compresión. A diferencia de otras, no es necesario ni siquiera tocar el grupo de disparo, que queda inserto en esta pieza posterior que separamos. Volver a montarla tampoco es muy complicado en cuanto a necesitar compresor de muelles, pues con algo de fuerza se puede vencer éste y (con habilidad) enroscar. No niego que ejecutar las dos acciones al mismo tiempo tiene su miga...


Cuando compramos un rifle, siempre estamos con la duda de que potencia es la real. En el caso de HW80, si miramos casas comerciales, nos encontramos que puede disparar los balines 5,5 a 720 pie/segundo ó 221 m/s según unos:


O bien 804 pies segundo según estos otros:


Pero nadie nos dice con que peso de proyectil se ha conseguido.

Puestos a indagar, creo que es mejor pararnos en:


Y concretamente en la tabla correspondiente al calibre 5,5 (.22), en la línea de los pellets JSB Exact, que son los que uso para las pruebas de armas, por ser muy regulares y ampliamente conocidos.

Según esta página da una velocidad de 696 pies/segundo (212.14 m/s) y una energía de 17 pies/libra (23 y muy poco julios)

Tal como me llegó, recién salido de la armería y tras unas decenas de disparos para estabilizarlo un mínimo, procedí a la medición de unos cuantos disparos. Dieron estos números:

216,6
215,2
218,2
214,9
215,9
215,6
etc., etc….

Por lo tanto, incluso un pelín superior en prestaciones.

Como el caprichoso de Silvio (dueño de la máquina) se preocupó de adquirir y facilitarme un kit de Maccari, me dispuse a cambiarlo a pesar de que el muelle original está sólo estrenado. No dudo de que el muelle del insigne Jim es de una reconocida calidad y seguro que le durará muchísimo, pero a partir de mis experiencias, lo que es el sello… Tengo mis dudas. Ahora me explico.


El kit estaba compuesto de sello (4), de un material negro, de formato ligeramente diferente al original, con un acabado no muy liso y que tiene una especie de “segundo labio” junto al pistón, que verdaderamente no se para que sirve, el muelle (5), (alambre de 3,7mm.ø - 22 mm. ø exterior – 29 espiras), con la consiguiente guía embadurnada en su medida justa de la grasa pegajosa negra


característica llamada “Tar” (No se adjunta el botecito, como creo que hacía antes) puesta en un extremo. y en el opuesto


un tope de material plástico con un saliente que encaja en el interior del muelle, más una especie de arandela de 5 mm. de espesor del mismo material. Aparte viene un botecito de grasa para untar ligeramente el sello por la parte exterior para un buen deslizamiento dentro de la cámara, pero procurando que no se cuele delante del mismo, para evitar el dieseling, más unos “parches” (6) de ¼ de pulgada de diámetro de un material desconocido para mí que pegados en los laterales del pistón deben procurar un deslizamiento suave y ligero de este sin el menor peligro de abrasión de la cámara. Vamos, una forma sencilla de “embotonar” el pistón.


Una vez desmontado procederemos a sustituir las piezas originales (2) muelle y (3) sello, por los citados del kit y previamente, a fijar los “botones” (6) al cuerpo del pistón.

Según las instrucciones los botones deben pegarse con una cola del tipo Cyanocrilato (de “la gota”, como se la conoce en España o Krazy Glue en EEUU). Previamente se impone un buen desengrasado con alcohol, una gotita escasa en la cara marrón oscuro (la de color marrón granate debe quedar a la vista) y aplicar estratégicamente en el lateral del pistón.



Antes de introducir el pistón en la cámara se impone un ligero engrasado, con la grasa adjunta, del lateral del sello sin pasarse en cantidad.


Seguidamente se introduce el muelle con su guía y el/los suplementos delanteros y con habilidad y algo de fuerza, se enrosca la parte trasera que contiene el sistema de disparo.

En mi caso, monté primero sin la arandela plástica suplementaria para comprobar las prestaciones que ofrecía. Y en condiciones parecidas a la prueba original, dio estos metros/segundo:

204,1
201,5
203
203,6
201,6
201,7

Como prueba y para que quede constancia, fue suficiente. Procedí a desmontar y volver a montar con el añadido de la arandela-suplemento. Una nueva prueba me desilusionó por completo:

209,6
209,9
208,9
212,2
209,2
210,6

¡Vaya fracaso de Kit!

Tardé como un par de días en reaccionar… me pasa a menudo. Cuando obtengo un fracaso ante unas expectativas demasiado optimistas me deshincho, dejo pasar un tiempo, barrunto todo lo barruntable, me duermo pensando, ideando, indagando por dónde viene el fallo y a veces… al cabo de unos días encuentro la solución, o como mínimo rehago los ánimos para intentar una variante del invento. Así pasa la vida un loco de la mecánica, aficionado al aire comprimido… Si vierais la de proyectos empezados que tengo esperando la chispa para continuar con ellos….!!!

Pero como aquí no hay mucho que inventar y el amigo Silvio tampoco se merece que aparque su juguete, tuve que arrear. Recordé que en un Webley Tomahaw (de Silvio, también), tuve problemas de pocas prestaciones con el kit Maccari y que lo solucioné afinando al torno el lateral del sello hasta dejarle un labio de menos de dos milímetros rozando los laterales y el resto unas décimas inferior para que corriera raudo por la cámara. Esto no se si acortará la vida del sello (ni lo sabré nunca, porqué el h. de p. que le sustrajo el arma a Silvio no creo que se comunique conmigo…), pero aumentó la potencia de modo considerable. Creo recordar que aumentó cuatro y cinco julios con esta operación.

Antes de meterme en manipulaciones del sello preferí ir a lo seguro: Desmonté de nuevo todo y sustituí el sello de Maccari por el de origen (Número 3 en la foto), de color blanco, vuelta a armarlo todo y prueba:

218,9
221,4
217,9
218,9
217,2
219,9

Esto da un promedio de 219 metros por segundo, y en
http://www.straightshooters.com/ , 212 m/s., podemos decir que está muy bien.

Supongo que Silvio no estará del todo contento con lo que le da, pero es lo que hay.

A partir de esta experiencia acabo de convencerme de que los famosos kits del Señor Maccari tienen luces y sombras. Parece ser que los muelles son de una duración extraordinaria y a fe que a simple vista se ven como muy bien hechos, pulidos, con un acabado como enarenado, muy prolijos, vaya, que dan confianza sólo con verlos. La guía ajustada, como debe ser, el invento ese de los botones adheridos habrá que ver el resultado, pero por los pocos tiros que he hecho con pruebas y demás, de momento aguantan firmes. Ahora bien, los sellos, a mi me parece que no acaban de estar óptimamente fabricados/diseñados. Supongo que un sellado absoluto si que deben proporcionarlo, pero esto a costa de un roce excesivo que merma las prestaciones del muelle. No he tenido muchas experiencias y por lo tanto tómese con todas las cautuelas mis afirmaciones, pero es que la primera vez pensé que quizás, por equivocación, había mandado un sello que no era para el modelo exacto de carabina, pero esta Hw80 tiene un sistema de fijación del sello particular y dudo de que el componente enviado sea para otro modelo de carabina…