Translate

divendres, 6 d’agost de 2010

COMETA DE CAÑÓN FIJO

En el ya largo tiempo que llevo pululando por los foros de armas de aire comprimido, cantidad de veces se ha hablado de la falta de una carabina Cometa de cañón fijo de unas prestaciones y calidad parecidas a la Fénix o más recientemente a la Fusión que no deja de ser lo mismo pero con un reestiling bastante acertado.

A tal punto llegó el tema en un par de los foros habituales, que a un participante en cuanto “abría la boca”, ya alguien se pitorreaba con lo de “cañón fijo”. Si bien había pensado en ello, no tenía un diseño claro, pero en un momento dado se me ocurrió bravuconear que “yo” me haría una Cometa de estas características.

Un poco por cumplir y un poco porque me gustaba el reto, me puse a pensar seriamente en el proyecto. De entrada tuve claro que puestos a diseñar una carabina de cañón fijo que mantuviera si no aumentara el prestigio de Cometa, habría que ir pensando en emular las Air Arms o HW de este sistema… Pero este no era mi caso.

Yo no tengo medios para pensar en una carabina de concepción enteramente nueva ni mucho menos. Y no soy empleado de Cometa (Ni conozco la fábrica, siquiera). Ni nadie me ha encargado tamaño trabajo. Sólo a modo de divertimento pretendo “reconvertir” una Fénix en una de cañón fijo, pero precisamente me interesa que se reconozca a la citada carabina. O sea, que transformando algunas piezas, pero conservando la cámara y todos sus mecanismos de origen, fijándole su propio cañón, reformando algo su culata, etc., lograr algo que siga disparando, y si es posible, aún mejor. Como, a mi modo de ver, las Fénix adolecen de falta de peso y quedan un poco saltarinas, añadiendo hierro seguro que se consigue mayor estabilidad.

Pero puestos a pensar en el sistema de introducción del proyectil se suscitan las primeras dudas. Para mantener o mejorar las prestaciones de un arma como esta debería pensar en un sistema que no aumentara el espacio muerto entre el pistón en su posición avanzada (en reposo) y la cola del balín. Esto se consigue y muy bien con el sistema de cámara flotante (HW 77-97, Tx200, Dianas 48-52-54-56, etc.), pero pensando en conservar la cámara de potencia original, era inasequible. El sistema de bloque descendente (Gamo CF30, por ejemplo) podría ser bueno, pero es complicado de realizar con mis medios. Aún sabiendo que no es el óptimo porque aumente el “volumen muerto”, decido lanzarme por el sistema de robinete, canilla, grifo, o como le llamemos inspirándome en las Diana50, BSA Airsporter, Webley Mark3 o incluso la española Estrella Symba que creo se “inspiró” en esta última…

Dispongo de una Fénix que sirvió de cobaya para cerciorarme de que el puerto de transferencia que llevan de origen es el óptimo… (Bueno, es otra historia, pero solo diré que practiqué una rosca en el puerto de transferencia que me permitía cambiar los pasos de aire enroscando unos espárragos con orificios practicados adrede de diferentes diámetros. El experimento fue muy placentero y me confirmó que los Cardew en su libro estaban en lo cierto). Total, que esta Fénix que ya estaba “desgraciada”, es la víctima propiciatoria para el invento.

El primer paso es cortar las “alas” que forman el basculante y acortar el macizo al máximo, respetando los anclajes delanteros de la culata. Acto seguido, practicar un agujero lo menor posible, teniendo en cuenta que tiene que abarcar el puerto de transferencia y el alojamiento del trinquete que fija el cañón basculante (previamente hay que quitar este). Luego practicar una rosca de un paso fino. En este caso fue una métrica 20/1.

Con el destrozo perpetrado, no hay vuelta atrás… A continuación de un macizo redondo procedo a hacer una pieza de empalme de la cámara con el cañón que será la que sostendrá la canilla que al girar permitirá la introducción y alineamiento con el cañón del proyectil.


En la rosca, en su montaje definitivo, se pondrá sellante neumático, pero además incluyo una junta tórica que al enroscar a fondo queda un poco comprimida entre los planos a los que practico un ligero asentamiento. Así aseguro una estanqueidad total y además me permite durante las pruebas no tener que poner sellante.

Por el otro extremo practico el alojamiento del cañón (el propio de Cometa debidamente maquinado) que se fija con un espárrago por la parte inferior.

Acto seguido agujereo lateralmente i en el mismo centro, el alojamiento del robinete de un diámetro de 12 mm. y que dejo muy prolijo mediante un escariador. Hacer el propio eje, la manija que facilita su giro, la entalla que la fija en su sitio mediante el tornillo pertinente es lo siguiente.

-Señalo aquí que las tóricas que le pongo al citado eje no sirven para nada… Pensé que darían un “toque” suave a la manipulación, pero es trabajo en vano… Lógicamente no mejoran el sellado porqué el aire se escapa por otros sitios si no se trabaja con tolerancias muy pequeñas. Por lo tanto, en el próximo desarrollo que tendré que hacer en pos de conseguir mejores prestaciones (luego lo cuento), no pienso ponerlas.-



Una vez montado queda tal que así:


Y trabaja de este modo:

Obvio es decir que hay que cuidar muy mucho que la alineación con el cañón en su posición de cerrado sea perfecta y luego ir retocando la palanca y su espacio de movilidad para que en la posición extrema de abierto entre el balín sin mayores problemas.

Para conseguir que sea un arma más pesada que la original, además de todo el sistema de montar que ya será macizo a mansalva, pienso que a fin de que quede equilibrada, debe engordar algo de la parte delantera. Procedo a enfundar el cañón, que he acortado previamente, con un tubo al que practico unos agujeros aliviadores que circundan un cono interior que desvía los gases acompañantes del proyectil a unos pocos milímetros (menos de un calibre) de salir de la boca de fuego. Para fijar esta funda practico rosca en ella y en la pieza fabricada anteriormente.

La parte de ensamblaje del cañón para que sea fijo, está resuelta. A continuación hay que pensar en un mecanismo para montar el arma.

La inspiración me llega de ver las tripas de una BSA Airsporter. Intento hacer el injerto sin soldar nada ni eliminar partes del “hierro” de Cometa.

Se me ocurre que la palanca puede accionar sobre una pieza fijada por el mismo tornillo que sujeta el bloque trasero interior al cuerpo y que permite, mediante una roca en su cabeza, fijar la parte trasera de la culata con el tercer tornillo.

La cosa se complica cuando me percato que la pieza que empujará el pistón a su posición más atrasada (arma montada), debe pasar por debajo de esta pieza soporte. Por lo tanto el mecanizado será algo más complejo. A la segunda intentona, consigo la pieza deseada, porque la primera quedó débil y al primer intento de montar el arma se dobló…

El empujador del pistón, se moverá porque la palanca, mediante una biela, tirará de él. Pero claro, esto comporta que debe tener un apoyo en el otro extremo, pero que le permita deslizar fácil. La solución que se me ocurre es este “puente”, que se fija a la pieza de nueva construcción que soporta el cañón fijo al cuerpo y alberga el robinete de carga:

Esta pieza, además soporta el pivote que fijará la palanca en posición de reposo mediante un sistema de pulsador con melle que encaja su “ojal” en él. Este puente, tampoco fue acertado en su primera versión. Tras una serie de acciones de carga, fue cediendo y tuve que proceder a hacerlo de nuevo procurando reforzarlo. Es lo que tiene el trabajo de amateur: Prueba-error y paciencia.

Una vez repetida también la biela, esta vez no por débil, sino porque no tenía la forma idónea y no permitía que todo el mecanismo quedara oculto dentro de la culata, quedó tal que así:
Para que todo este mecanismo entrara en la culata, hubo que modificar esta alargando la ranura por donde entra el cañón quebrado hasta casi el guardamonte. Lo justo para que la palanca pueda hacer todo el recorrido necesario para montar el arma. No negaré que esto debilita la chimaza, pero como sigue con los dos tornillos laterales que la fijan al cuerpo metálico, queda más que aceptable. No creo que la madera de ningún problema de debilidad.

O sea que una vez todo en su sitio, y a falta del pavón que cuando esté satisfecho de su rendimiento procuraré darle, queda así:
Y digo que cuando esté satisfecho… Porque, la verdad, ahora mismo no me convence el resultado.

Soy consciente desde hace mucho tiempo que un arma de muelle y pistón es un compendio de equilibrios y que no se puede cambiar algo sin que pierda éste. Casi siempre, cuando he pensado una mejora, en primera instancia ha sido un fracaso. Luego reconduciendo y reequilibrando a veces he conseguido verdaderas mejoras y… ¡A VECES NO!
Y me refiero mayormente, a las prestaciones en cuanto a potencia, claro.

Es cosa asumida por la gente entendida que el espacio muerto que queda entre el pistón en reposo y la falda del balín debe ser el mínimo posible. Lógicamente, sabía que poniendo el sistema de canilla perdería unos metros por segundo, al aumentar este volumen. A parte de lo leído, esto lo tengo claro porque siendo poseedor de una Diana 50 y una Diana 35, que tienen las tripas idénticas, la primera que tiene este sistema de introducción del proyectil, jamás ha igualado en potencia a la de cañón de quebrar. Y esto partiendo de sellos y muelles nuevos y con montajes (lubricante, etc.) idénticos al haberlos hechos yo mismo.

Sabía que perdería algo, pero no imaginaba que tanto. De los casi 24 julios que se sacan de una Fénix del 5.5, he pasado a escasamente unos 15 julios (¡!!!!¡)

Repasando los errores cometidos, creo que tengo la pista de por donde van los tiros… Los Cardew en su libro The Airgun from Trigger to Target, que es la biblia del aire comprimido, tras prolijas pruebas concluyen:

De estos experimentos llegamos a la conclusión de que en el momento del disparo la
cola del proyectil debe primero calzar contra el extremo del cañón y entonces, a medida que
la presión sube la falda colapsa hasta tener el mismo diámetro que el orificio, momento en
que se libera y acelera con máxima presión detrás.


Pues me temo que esto no sucede en mi caso. Cuando mecanicé el agujero que debe contener el balín, en la canilla, primero perforé desde el puerto de transferencia y con esta en su posición de cerrado, con broca de 3 milímetros que luego ya a parte, fuera de su alojamiento, fui agrandando progresivamente, hasta conseguir mediante escariador cónico, que el proyectil pasara justo por su parte angosta (hacia el cañón) y así entrara bien en su alojamiento por el otro lado que era mayor. Y la verdad es que no entra muy fácil, porqué la conicidad lograda es muy pequeña i poca la diferencia de diámetro entre la entrada y la salida. Esto supongo que provoca que el proyectil quede en mitad de esos 12 milímetros “suelto” pero ni siquiera selle. Así no obtura bien y no se logra el pico de presión necesaria.

Las próximas pruebas, irán encaminadas a hacer una pieza nueva con agujero más cónico (no tengo claro la forma de hacerlo aún, pero algo se me ocurrirá…) para que se pueda arrojar (que no introducir, por decirlo gráficamente) el balín dentro de la canilla, pero que no pueda salir fácilmente por la parte delantera… Que ajuste bien, pero sin pasarse, claro, que luego igual no agarra las estrías y pierde precisión… O sea que quizás sea necesario más de un intento!!!

Ni que decir tiene que tendré mucho cuidado que el ajuste de la canilla en el agujero sea el correcto para que no fugue aire… El cañón, además de fijado con un espárrago, lo dejo estanco poniéndole sellante neumático al introducirlo… Veremos si mejoramos en el desempeño.

Pues, nada, esta vez he presentado una realización inacabada. Pero es que llevo mucho tiempo sin añadir nada en este blog a pesar de haber trasteado siempre en la medida que el trabajo (y la salud) me lo ha permitido, pero no siempre lo hecho es digno de exposición, por ser simple y cotidiano…

5 comentaris:

  1. Felicidades,maestro,sin lugar a dudas un esfuerzo y un trabajo muy digno de ser merecidos,sean cuales sean sus efectos o prestaciones,pero en plan de entretenimiento,de ocio,de aficcion y compromiso con el ac,me ha quedado perplejo.
    Recibe mis mas enormes felicitaciones por ello.
    Un saludo

    ResponElimina
  2. Enhora buena por tus desvelos en lograr lo que nadie ha hecho; Pero si no nos empeñamos en un proyecto, nunca sacaremos nada de provecho.
    Sigue adelante con tus ideas y algún día podrás decir. Esto lo he hecho yo
    y te sentirás el más grande, que eso es a veces lo que una investigación dá.
    Recibe un saludo de un exlegionario, que se quedó con las ganas de pasar
    con el maestro armero.

    ResponElimina
  3. Yo (si fuera capaz) le pondría un cerrojo para empujar el balín en el cañón.
    Suerte

    ResponElimina
  4. Ah, y el cañón desmontable, con cierre de bayoneta o de tornillo partido

    ResponElimina
  5. La idea es cojonuda.aunque no fuera ninguna inovacion y tan solo fuera una copia de otras marcas pero fabricada por la marca.la fenix 400 de cañon fijo seria sin duda una carabina que me compraria.de echo amo estas variantes del aire comprimido.e tenido una norica quick,una gamo cfx royal,y actualmente me e pasado al pcp pero sigo teniendo una gamo expo 26 con la que empece en este mundillo que no la vendo por todo el oro del mundo y una cf30 que fue digamos mi salto a la alta potencia y la amo.de echo,ni se me pasa por la cabeza volver a comprar una carabina que no sea de cañon fijo.he disparado con muchas carabinas.de quiebre,de palanca lateral,de bombeo....no es mi intencion decir que el cañon fijo es lo mejor sin aportar pruevas pero en mi caso,siempre que hay una mira telescopica,tiene que seguirle un cañon fijo sea cual sea su sistema de carga.si existiera una fenix 400 de cañon fijo,estoy seguro que estaria en mi casa

    ResponElimina