Translate

diumenge, 7 d’octubre de 2012

QB78 – DISPARADOR DE DOS TIEMPOS


Es sabido que las carabinas Qb 78 de fabricación china son el paradigma de la customización. Se les ha hecho de todo. Pero hay un punto de ellas, bastante deficiente, a mi modo de ver, en el que se ha intentado algo paliativo pero no definitivo. Esto es el sistema de disparo. Concebido el mecanismo simplísimo, hace su cometido, pero con unos arrastres y una sensación “gomosa” que me molesta profundamente. Se tira del disparador haciendo el recorrido determinado  por uno de los tornillos de regulación que posee, pero no “avisa” de que está pronto a soltarse. Por lo tanto es difícil prever el tiro. Además, si por alguna razón se desiste de disparar, el sistema no vuelve a su origen sino que cuando reinicias la acción, parte del punto en que quedó, convirtiéndose de esta forma en imprevisible total.

Se ha hecho algún intento de convertirlo en un seudo-dos-tiempos. Uno de ellos, hace ya mucho, por un servidor:


Incluso en Estados Unidos se ha puesto a la venta un aditamento basado en el mismo principio, aun que la pieza no tiene nada que ver:


Este sistema, a pesar de que tanto en mi escrito como en la publicidad de Archer, se define como dos-tiempos, en honor a la verdad hay que decir que es un falso dos tiempos o una simulación de dos tiempos, que hace que un poco antes de soltar el disparo se note una resistencia adicional que avisa de la inminencia. Pero sigue sin mejorar el comportamiento en caso de interrumpir y reanudar posteriormente la acción de disparar.

Tengo un Qb al que le he hecho muchas perrerías y que de original le queda muy poco. Prácticamente el cajón de mecanismos (breech) y poco más.





Pero no le había tocado el sistema de disparo, esperando hacer algo diferente a lo descrito en el citado texto. Al fin me puse a meditar sobre mecanismos alternativos que no significaran alterar definitivamente su forma y que en un momento dado se pueda regresar a los orígenes. (Cabe decir que todos los cambios que le he hecho, desde el cerrojo al cañón, de la culata al tubo-depósito, son reversibles, pues antes de modificar una pieza prefiero hacerla de nuevo y así me guardo la original por si un día deseo restituirla).

La forma que se me ocurrió para no tener que taladrar la caja del disparador para ponerle algún eje donde apoyar los diferentes componentes móviles, fue aprovechar los “nervios” que la citada tiene en el fondo. Concretamente el espacio que queda entre las flechas en la foto:


me permiten encajar esta pieza:


que soportará la “maquinaria” de la parte inferior. Al entrar justo entre los nervios y ser aprisionada por la tapa en sus dos extremos y los ejes, queda perfectamente fijada y soporta estoicamente el trabajo necesario para desencadenar el disparo de manera precisa.

Dentro de la pieza citada y pivotando en uno de sus ejes, va la cola del disparador que posee dos pivotes regulables que proporcionarán los dos tiempos a gusto de consumidor según los regule.


Sobre el otro eje va a rotar la pieza intermedia que retiene el fiador.


Y ya sobre esta y fuera de la pieza-soporte colocamos, apoyando el el eje original que sostenía la cola del disparador primigenio, esta pieza-fiador que interceptará el retén de martillo basculante original.


La resistencia, de este modo está totalmente asegurada, pues no varía el punto de apoyo y el fiador es masivo tanto o mas que la parte superior del gatillo original.

Un par de muelles que regresan las piezas a su lugar correcto y queda el conjunto tal que así:


Para conseguir durabilidad y que el desgaste por funcionamiento no sea exagerado, las superficies de las piezas críticas, los he cementado de forma artesanal, sumergiéndolos al rojo en polvo de cementar y luego templando en agua.
El funcionamiento ya se puede intuir por las fotos, pero aquí va un pequeño vídeo.


Esto es todo. Recordar que estas manipulaciones se deben hacer con responsabilidad y conocimientos. Por el hecho de exponerlas, no quisiera inducir a nadie a ponerlas en práctica, pues pensemos que las armas son armas aun que sean de aire comprimido. En todo caso, va de su cuenta la responsabilidad.